Como os comentamos, las tarántulas son uno de esos platos reservados para ricos, aunque habar de riquezas en Camboya es habar que el precio de una tarántula frita, sabrosa y bien crujiente, es de medio dólar, que en Camboya ya es un dinero bastante importante sin duda. Los turistas sin embargo ven a muy buen precio estas tarántula y muchos se animan a comprarse una, porque ir a Camboya supone comer nuevos alimentos y dejar de pensar como si estuviéramos en nuestro país.

tarantulas.jpg

Ya os comentamos que las tarántulas son venenosas y por ello a venden tan cara. Los camboyanos son unos expertos excelentes en preparar unas ricas tarántulas frutas, con su acompañamiento. De lo que no queda duda es que a ellos les gusta mucho estos alimentos, debido sobre todo a la costumbre que tienen de comer los insectos y es por lo que choca con la cultura occidental, en la que no estamos acostumbrados a comer tarántulas, ni escorpiones y a lo único que llegamos es a tener uno de ellos como mascota, pero no a comerlo.

Si te llama la atención o simplemente tienes curiosidad cuando visites Camboya, de comer alguna de estas ricas tarántulas, no lo dudes, al meno sabrás si están tan buenas como dicen. Todo es cuestión de probar y ser valiente no sólo para viajar a Camboya, sino de probar su gastronomía, incluida por supuesto estos insectos tan peculiares, que fritos quedan muy crujientes y se convierten en una tapa muy adecuada para probar algo nuevo, algo diferente y con más patas de lo normal.

Vía|Nellyblaze

Foto|Planetacurioso