camboya-naturaleza.jpg

Dos países vecinos como Tailandia y Camboya no parece que se puedan llegar a entender y lleguen a un acuerdo, ya que ambos quieren el templo que se encuentra justo en la frontera. Lo cierto es que los dos países tienen fuertes problemas internos con protestas contra sus respectivos gobiernos, pero además hay un clima en contra del país vecino, algo que es preocupante ya que podría dañar las relaciones entre ciudadanos de uno y otro países.

En Tailandia por ejemplo se están produciendo una serie de protestas en las que se quiere que el gobierno de su país pueda dejar claro a Camboya su disposición a no negociar sobre el tema del templo de la frontera, ya que en Tailandia se considera que el templo es de su propiedad y no de Camboya, como se ha dicho.

A pesar de los diferentes intentos de llegar a un acuerdo, lo cierto es que no se ha podido acercar las dos posturas, ya que hay un templo que lo quieren los dos países y lógicamente es un templo que se encuentra en una zona fronteriza que podría perfectamente pertenecer a cualquiera de los dos países, dependiendo de lo que se tenga en cuenta a la hora de hacer las valoraciones. La tensión entre ambos países sigue creciendo y es una pena que por un simple templo todas las buenas relaciones se puedan acabar, aunque se trata de un templo de suma importancia para los dos países, en especial desde el punto de vista histórico.

Vía | Milenio
Foto | Flickr