camboya

La realidad de los niños en Camboya es terrible, debido a que la pobreza de sus familias hace que ellos tengan que trabajar vendiendo productos en la calle, ya que es fundamental conseguir algo de dinero con el que comer cada día, porque de lo contrario pasarán hambre ese día que no tengan ninguna venta. Se calcula que más de 20.000 niños camboyanos tienen que trabajar para sobrevivir, ya sea con sus familias o incluso niños que no tienen a nadie, por lo que la situación es mucho más complicada.

Debemos tener en cuenta que la vida en Camboya no se mira por meses, sino que cada día es un nuevo reto y todo lo que se venda en un día servirá para poder comer, algo que no siempre es posible y muchos niños camboyanos tienen problemas de salud precisamente por la falta de alimentos variados, por lo que no pueden hacer frente a un crecimiento correcto. Es una triste realidad que los niños tengan que trabajar, pero las familias no se pueden permitir el dejar a sus hijos en casa, ya que todos los miembros de la familia deben ayudar para salir adelante.

Sin duda es una realidad muy triste la que viven estos niños cada día, especialmente porque son niños que no pueden hacer las cosas que hacen otros niños de su edad en otros lugares del mundo, sino que tienen que simplemente adaptarse a la realidad y ponerse a vender en las calles para poder sacar algo de dinero.

Foto|Flickr