camboya-noticias.jpg

Desde Camboya acaban de alertar de la posibilidad de que existan más de 15.000 bombas de racimo en su territorio y lo peor de todo es que son bombas sin estallar que lo pueden hacer si alguien se las encuentra. Estas bombas se encuentran en apenas 150 metros cuadrados, en una zona perfectamente controlada y que está delimitada para que nadie pueda entrar y que estaría curiosamente cerca del templo Preah Vihear.

Son municiones lanzadas por los vecinos tailandeses y que lógicamente han dejado una huella muy profunda en Camboya, algo que por desgracia ocurría a comienzos de 2011 y que por lo tanto son bombas de racimo que podrían hacer mucho daño en caso de explotar. Es una munición muy variada la que se encuentra en esta zona de Camboya y de momento los expertos lo único que pueden hacer es alertar y poner en la zona un gran cartel para que nadie pueda entrar en el pequeño terreno en el que se encuentra toda esta munición.

Es una de las pruebas de lo absurdo de los enfrentamientos, ya que queda una huella en forma de municiones repartidas en esta zona de Camboya que ahora es un lugar realmente peligroso. De momento van a tener que esperar a retirar las bombas por miedo a nuevos ataques de Tailandia y lo que se está haciendo es advertir y señalizar la zona en la que no se puede pisar, ya que podría ser extremadamente peligros para cualquier persona que pudiera poner un pie en ella.

Vía | Eluniversal
Foto | Flickr