La realidad de Pursat es la realidad más auténtica de toda Camboya, porque es un país donde los niños también trabajan en el campo para poder mantener a sus familias y es algo que no podemos llegar a entender, pero que es una forma de sobrevivir y que es muy importante que los niños puedan trabajar desde edades tempranas, para llevar alimentos a sus casas. La alimentación básica son productos cultivados como las hortalizas, verduras y demás, que son los más económicos.

Tampoco falta buena cantidad de arroz para las comidas que consumen estas personas de esta zona de Camboya, que es una región bastante pobre y que sobrevive día a día, en una lucha constante. Las zonas de cultivo son bastante extensas, sobre todo porque las familias para alimentarse son muchas y numerosas, así que la comida debe ser abundante. Las personas trabajan en los campos durante buena parte del día, sobre todo comenzando normalmente desde muy temprano.

Vemos que las técnicas de cultivo no han cambiado mucho, porque se siguen usando los animales, que son los que se llevan el trabajo más pensado en estas labores tan duras de cultivo de diferentes alimentos y que es una de las formas habituales de supervivencia para los camboyanos de Pursat, que son personas que luchan cada día para sacar a sus familias adelante, algo que no debemos olvidar y que cada día de trabajo es un día que pueden comer algunos alimentos, suficientes para seguir adelante con su vida en Camboya.

Foto|Flickr